¡Buenos días! ¡Feliz Domingo de Resurrección!

¡Buenos días! ¡Feliz Domingo de Resurrección! Para ser humanos convivimos con demasiados misterios, pero Dios sabe que somos capaces de ellos. Y uno de esos misterios es el de la Resurrección, de Cristo, claro. Es posiblemente el misterio más grande, quizás porque también sea el milagro más grande. Y el más necesario, el más imprescindible, pues de esa Resurrección dependió la nuestra. En esa Resurrección se resolvió la muerte de quienes ya nos dejaron y asimismo se resolverá el trance de la propia de cada uno. Si he de ser sincero, a mí particularmente este día no me ha hecho celebrar nunca nada nuevo ni especial que no sintiera ni supiera ya durante la Semana Santa. Es más, para mí este día venía a traer la triste y melancólica noticia de que la Semana Santa se había terminado. Desde niño, yo he tenido en la Semana Santa (a lo mejor porque es la de Sevilla) el pálpito y el inmenso gozo de que todo lo que veía en esos días ya era la Resurrección y la Vida. Por eso este domingo me ha resultado siempre el que cuenta algo con retraso. Un nazareno del Cachorro porta una insignia clave y a tiempo: “Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección”.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *