¡Buenos días!

¡Buenos días! Hay una Semana Santa por sevillanas que, siendo muy jovencito, descubrí con los Hermanos Reyes, Diego y Miguel. Son esas sevillanas que parecen el sonido de los viejos carteles de primavera, que anunciaban a nuestras dos grandes fiestas simbólicamente reunidas. Mi padre era el abogado de Miguel y trajo un día a casa un disco grande que le había regalado su popular cliente, además de amigo. Se titulaba La Andalucía de los Hermanos Reyes. Lo puse mil veces. Me quedé enganchado con el arte de unos intérpretes clásicos, ya en la mejor historia del género, sólo comparables por aquellos años a Los Hermanos Toronjo y El Pali. Y en ese disco escuchaba sin cansarme “Con una cruz al hombro”, compuesta para los Hermanos Reyes por León, Clavero y Quiroga. Al pie de los autores se aclaraba que eran sevillanas por saetas, e iban sucediéndos seguidillas por la Amargura, el Gran poder, la Macarena y el Cachorro. De los Hermanos Reyes habré de decir mucho más en otras ocasiones, como de su pueblo natal, Castilleja de la Cuesta. Y también de esta clase de sevillanas semanasanteras o cofrades, que con el tiempo tendría más casos relevantes. ¡Feliz miércoles!




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *