¡¡¡Buenos días!!!

Buenos días!!! Hoy que se buscan tantos caminos y fórmulas, cremas y demás potingues, para atenuar la edad que se va cumpliendo,  posiblemente sea uno de los mejores para mantenernos jóvenes el de conservar un constante afán por aprender. Quizás el mejor “tratamiento facial” sea la curiosidad. Alguien que crea haberlo visto ya todo y que ha escuchado cuanto tenía que escuchar, es también alguien que ha empezado a envejecer o que, sencillamente, ya es viejo. Y no es que sea malo, sino hasta natural, ser viejo, pero no antes de tiempo, porque los hay hasta con veinte años. Lo que trato de evitar es convertirme en un muerto en vida.

Me parece que lo que mejor le sienta al ser humano es ir siempre de ida. Se puede mirar hacia atrás, pero de ida. Estar de vuelta de todo es como empezar a cavarse uno su propia tumba. Un ánimo constante de descubridor es, desde mi experiencia, la viga maestra de toda mente capaz de una extraña y larga juventud. Cuando oigo que de mengano o zutana se dice que posee una vasta cultura, a mí me gusta contar sobre mí mismo que he ido adquiriendo una vasta incultura, esa que me permite explorar sin descanso y de un asombro a otro las maravillas diarias que aún no conocía llegando a este lunes 12 de febrero, que os deseo muy feliz.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *