¡Buenos días!

¡Buenos días! Me concedo al caer las tardes esta luz de Sevilla que va buscando descanso por la loma del Aljarafe, que hubiera dicho mi admirado Joaquín Romero Murube. Es esa luz que se despide con cierta amabilidad por las calles San Eloy y Alfonso XII, aplacando entre toldos de La Campana el calor de ida hacia el verano que nos aguarda, el que ya se hace sentir como un adelantado que no supiera contener ni doblegar su impaciencia… ¡con lo que queda! Esto ya no tiene remedio. Las estaciones se cumplen y es lo que hay. Me regalo estas horas por el centro, protegido bajo las lonas claras de los nuevos diseños que te acogen en las sombras de siempre, las de toda la vida de una ciudad que cuelga de fachada a fachada sus defensas. Queremos respirar cuando llegue, de verdad de la buena, lo que mal llaman un sol de justicia. ¿Nos merecemos tanto? ¡Feliz martes!




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *