¡Buenos días!

 

¡Buenos días! Quienes pasamos por colegios religiosos, como en mi caso fue el de los Maristas, nunca olvidamos que el 13 de mayo es la Virgen de Fátima, ni tampoco su canto sobre la aparición de la Señora a los tres pastorcitos, el himno de la Cova de Iria que entonábamos por aquel tiempo en el que nuestras voces se llamaron blancas. Fátima es también el nombre de un ángel con el que mi familia pareció querer asegurarse recomendaciones para entrar en la Gloria. Mi familia, por cierto y ya que sale al caso, trazó siempre caminos marianos como los que recorrió por la Hermandad de la Amargura, que ayer celebró una procesión extraordinaria desde su templo hasta la Parroquia de San Pedro para conmemorar los 300 años de su entrada en San Juan de la Palma. Senderos igualmente familiares en San Isidoro con la Virgen de la Salud, o la Virgen de la Alegría en San Bartolomé. ¡Feliz lunes!

….




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *